Las muertes por trastornos neurológicos han aumentado un 36% en 25 años
20 diciembre, 2017
¿Cuánto pesa un #cerebro🧠?
20 diciembre, 2017
Mostrar todo

Dolores de cabeza en niños y adolescentes

Los dolores de cabeza son una queja común en niños y adolescentes. A medida que los niños se acercan a la adolescencia, la frecuencia de los dolores de cabeza tiende a aumentar. Se reporta que los varones, antes de la pubertad, tienen una mayor frecuencia de dolores de cabeza que las niñas. Sin embargo, la frecuencia en las niñas supera a la de los niños después del inicio de la pubertad. Muy a menudo, esta frustrante dolencia no es grave y hasta 8 de cada 10 adolescentes pueden experimentar al menos un dolor de cabeza en un mes.

Es normal que muchos padres estén preocupados por patologías graves como tumores cerebrales cuando sus hijos se quejan de dolores de cabeza. Sin embargo, la mayoría de estos dolores de cabeza son consecuencia de problemas de estilo de vida y estrés, y también son síntomas de enfermedades como infecciones, resfriado o gripe. Los dolores de cabeza que ocurren durante la infancia y la adolescencia a menudo son más cortos y diferentes de los que ocurren durante la edad adulta.

Tipos de dolores de cabeza

Hay muchos tipos diferentes de dolores de cabeza. En niños y adolescentes, los tipos más comunes de dolores de cabeza son tensión muscular y dolores de cabeza por migraña. Las migrañas tienen una tendencia a ser hereditarias. Se presentan como dolores de cabeza graves y episódicos acompañados de vómitos, náuseas y sensibilidad al ruido y la luz. Estos dolores de cabeza a menudo se describen como que tienen un carácter palpitante y generalmente se manifiestan solo en un lado de la cabeza. Sin embargo, experimentar una migraña en ambos lados de la cabeza no es algo inaudito.

Los dolores de cabeza por tensión pueden ocurrir diariamente o periódicamente y no incluyen los síntomas que están asociados con las migrañas. Ocurren debido a la contracción o rigidez de los músculos de la cabeza o el cuello. Estos dolores de cabeza se describen como aburridos y generalmente se sienten en ambos lados de la cabeza y en otros casos en la parte posterior y frontal también. Los niños que experimentan presión, ansiedad o depresión en el hogar o en la escuela con frecuencia pueden tener este tipo de dolor de cabeza.

Los síndromes de dolor de cabeza mixtos, también conocidos como migrañas transformadas, son una combinación de dolores de cabeza por tensión y migraña. Las cefaleas inflamatorias y de tracción son causadas por enfermedades o un aumento en la presión intracraneal debido a patologías como hemorragias o tumores.

Los dolores de cabeza también se pueden clasificar por su duración, inicio y frecuencia. Los dolores de cabeza agudos ocurren repentinamente y se resuelven rápidamente, y en muchos casos pueden deberse a migraña o tensión. Los dolores de cabeza crónicos no progresivos son los más comunes en adolescentes y son dolores de cabeza frecuentes que tienden a asociarse con depresión, tensión y estrés. Las cefaleas progresivas crónicas ocurren durante un período de tiempo y empeoran, estas son las menos comunes y pueden ser signos de un tumor, infección cerebral u otras afecciones.

Manejo del dolor de cabeza

La prevención siempre es mejor que curar; por lo tanto, se pueden tomar varios pasos para evitar desencadenantes potenciales. No siempre es claro qué es exactamente lo que causa dolores de cabeza en muchos niños y adolescentes. Sin embargo, algunos de los culpables son el chocolate, la cafeína, los edulcorantes artificiales, las comidas perdidas, el sueño inadecuado y el estrés. Llevar un diario es importante para ayudar a determinar el desencadenante potencial. Es importante anotar en dicho diario el inicio, la duración, el carácter y la intensidad del dolor de cabeza, así como la parte de la cabeza afectada y los alimentos en particular que se ingirieron y la actividad que se estaba realizando.

El tratamiento de un dolor de cabeza que ocurre ocasionalmente puede incluir analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno o el paracetamol. Sin embargo, estos medicamentos no deben usarse en exceso, ya que pueden causar dolores de cabeza de rebote. Las migrañas no tienen una cura conocida. Por lo tanto, identificar el desencadenante es de suma importancia. Los dolores de cabeza severos pueden requerir medicamentos recetados para el tratamiento. Los niños con antecedentes de convulsiones, lesiones en la cabeza y otros síntomas neurológicos y sistémicos pueden necesitar más evaluaciones y pruebas para identificar si existe alguna patología subyacente.

 

Fuente: My.cleavelandclinic.org

A %d blogueros les gusta esto: