Día mundial del clima
26 marzo, 2017
La radiocirugía trata con éxito la malformación arteriovenosa cerebral
1 abril, 2017
Mostrar todo

¿Cómo reaccionan el paciente y sus familiares ante el diagnóstico de tumor cerebral?

El diagnóstico de un tumor cerebral puede ser abrumador, emocionalmente traumático y aterrador. En un primer momento puede sentir cierta incertidumbre, inseguridad e incredulidad. Tómese un tiempo para digerir la información que le dieron; sentimientos de temor, tristeza y enojo son respuestas normales.

No existe una manera “correcta” de reaccionar ante el diagnostico de un tumor. Es muy probable que el “nuevo” normal requiera cambios en su vida, en la forma de ver su vida o incluso experimentar un nuevo sentido de propósito.

Por ahora, posiblemente sienta que tiene poco control sobre su salud, pero puede tomar medidas para hacer frente al impacto y dolor que suele presentarse después del diagnóstico. Considere lo siguiente:

 

Averiguar todo lo posible acerca del tumor cerebral.

Anote las preguntas que desee hacer y llévelas a las citas médicas. A medida que su médico contesta sus preguntas, tome notas o pida que un familiar que lo acompañe a las citas.

Puede resultar alentador tener una segunda opinión para sentirse más seguro en cuanto el diagnostico, alternativas de tratamiento y expectativas de resultados.

 

Sea amable consigo mismo

Es importante mantener una actitud positiva mientras usted experimenta este tiempo difícil.

 

Involucre su familia y amigos

Manténgase dispuesta a recibir apoyo de aquellos con quien mantiene una relación estrecha. En ocasiones compartir con alguien conocido y querido cuando siente que el día ha sido especialmente difícil sirve para ventilar preocupaciones.

 

Cuidarse

Cuide su cuerpo y mente durante y después de su diagnóstico y el tratamiento. Opte por una alimentación saludable, rica en frutas, verduras y granos integrales. Haga ejercicio siempre que se sienta bien. Duerma el tiempo suficiente para sentirse descansado. Reduzca el estrés en su vida e invierta tiempo para actividades relajantes como escuchar música o escribir un diario.

 

Hable con Sus Hijos Acerca de su Condición y de la Cirugía

Si tiene hijos, sin importar la edad, puede ser difícil hablar con ellos acerca de su condición y de su inminente cirugía. Incluso niños muy pequeños pueden sentir que algo está mal, y es mejor darles información que permitirles que se imaginen lo peor, que sería su inclinación natural.

Si usted les proporciona algunos hechos básicos, algo que puedan ellos tener en mente, les dará una imagen real en vez de una imagen basada en una fantasía de terror.

Explíqueles a sus hijos su condición en términos que ellos puedan comprender. Será de gran beneficio mantener a sus hijos informados sobre su salud y esto les permitirá saber si existe algún cambio.

Es importante que los niños sepan que son queridos y que siempre serán cuidados, así atenuará la sensación de inseguridad. Dese tiempo para escucharlos. Es una excelente oportunidad para disipar cualquier mito que pudieran creer acerca de la enfermedad. 

 

Encontrar a alguien con quien pueda hablar

Encuentre a alguien capaz de compartir sus sentimientos. Es muy posible que tenga un amigo cercano o un familiar que sepa escuchar, aunque también puede hablar con un miembro del clero, con un consejero o con otras personas que tienen tumores cerebrales y pueden ofrecerle una perspectiva única. Pregunte al médico acerca de los grupos de apoyo existentes en tu zona. Otra alternativa son los foros ofrecidos en el internet.

 

Tome un día a la vez, haga planes para disfrutarlo en la medida de lo posible

Tener ansiedad acerca del futuro es natural. No se anticipe, concéntrese en el hoy. Ejercer el humor, experimentar alegría y la búsqueda permanente de lograr un estado de paz interior. Valore lo positivo y encuentre la forma de incluirlo en su repertorio de actividades y actitudes.

 

A %d blogueros les gusta esto: