¿Diagnóstico de tumor cerebral? ¿Cuáles son las preguntas clave que deberá hacer a su médico?
26 junio, 2017
El buen humor tornaría más efectivo el tratamiento contra los tumores cerebrales
1 julio, 2017
Mostrar todo

Tratamiento Gamma Knife para melanoma uvial (cáncer de ojo)

Los melanomas de coroides, cuerpo ciliar e iris del ojo reciben –en forma colectiva– la denominación de melanoma uveal. Este tipo de cáncer representa aproximadamente el 5% de los diagnósticos de melanoma, y su tasa de incidencia es de 5 individuos por cada millón de personas.

Este tipo de melanomas se diferencian de los melanomas de piel por mostrar otros factores de riesgo, tratamiento, anatomía, cambios moleculares y respuesta a terapia. Aunque suelen ser dianosticados como un cáncer primario, cabe anotarse que los tumores malignos de otras partes del cuerpo también pueden propagarse en y alrededor del ojo. 

Estos tumores difícilmente se descubren a menos de que afecten la visión, sean visibles para el paciente, o empujen el ojo hacia adelante. La localización más frecuente para la metástasis ocular se ubica en la capa vascular dentro del ojo llamada la coroides.

La metástasis del cáncer que aparece en y alrededor del ojo es, por lo general, producto de cáncer de mama (mujeres) y de cáncer de pulmón (hombres). Otros sitios menos comunes de origen incluyen la próstata, el riñón, la tiroides y el tracto gastrointestinal. El cáncer de células de la sangre (linfoma y leucemia) también puede producir metástasis en el ojo y la órbita. Una vez que un paciente es diagnosticado con metástasis coroidea, tratamos de determinar de dónde provino. En el 18% de los pacientes, no encontramos la fuente de metástasis coroidea. En estos casos, resultará imperativo realizar una biopsia del tumor ocular y mirar el tipo de célula presente.

La mayoría de los pacientes que desarrollan metástasis coroidea posterior pueden ser estrechamente monitorizados de cara al crecimiento del tumor –proceso en el cual se estudia y da seguimiento a la respuesta de la quimioterapia–, o bien tratados con irradiación de haz externo tipo Gamma Knife. La radioterapia es rara vez necesaria. De hecho, si la quimioterapia no es una opción, una rápida irradiación  con haz externo puede ofrecer la mejor oportunidad para la preservación de la visión.

En aquellos casos excepcionales en los que la metástasis se propaga al iris, los pacientes pueden desarrollar glaucoma severo y pueden incluso perder su ojo. Afortunadamente, los casos en los que se presenta una metástasis anterior en el segmento (iris) son escasos. Como un gran número de los cánceres no se diseminan al iris, la mayoría de los pacientes con tumor intraocular, daños en la coroides y metástasis orbitaria responden bien al tratamiento y logran mantener su visión.

Por otra parte, es factible que si el melanoma uvial es un tumor primario, este puede pasar a otras partes del cuerpo. Con este fin, será recomendable efectuar un estrecho control del funcionamiento del hígado, órgano en el cual estas secuelas suelen presentarse en un rango que oscila entre el 80 y 90% de los casos. 

Otros sitios frecuentes de metástasis incluyen el pulmón, los huesos y las zonas subcutáneas de la piel. Puede incluso presentarse metástasis diez años después de haber sido aplicado el tratamiento. Es vital mantener controles según la directa recomendación de su médico, en tanto que una detección temprana augura mayor éxito en el protocolo.

Preguntas frecuentes que usted debe plantearse

P: Si me han diagnosticado con cáncer y no tengo síntomas, ¿cabe chequearme los ojos también?
R: Es razonable mantener un régimen de chequeos anuales con el oftalmólogo, para que este examine su retina con detenimiento.

 P: Si estoy en un régimen de quimioterapia, ¿necesito radiación también?
R: Si la quimioterapia está surtiendo efecto, su tumor ocular quizás no la requiera. No obstante, es el oncólogo quien en última instancia hará las recomendaciones que su caso amerite.

 P: Si tengo un cáncer metastásico en un ojo, ¿es factible que pueda ocurrir un cuadro similiar en mi otro ojo? 
R: Sí, usted debe hacerse un chequeo frecuente, al menos cada tres o cuatro meses. Su médico podrá orientarlo en cuanto a la frecuencia ideal para este seguimiento preventivo.

Visite a su oftalmólogo si tiene cualquier señal o síntoma inusual en su campo visual que le acarree preocupación. Cambios súbitos en su visión son una clara señal de emergencia y deberá por ello buscar atención inmediata para su caso.

La radiocirugía que ofrece Gamma Knife es un tratamiento no invasivo y de alta precisión que dirige radiación en altas dosis en una sola sesión. Como tal, es una alternativa altamente prometedora para ayudar a preservar el tejido sano en el manejo de pacientes que presentan un melanoma uveal o metástasis uveal.

El oportuno cuidado mutlidisciplinario tanto de oftalmólogos, oncólogos y neurocirujanos después del diagnóstico ofrece un buen control del tumor y garantiza mejoras visuales con efectos secundarios mínimos. ¡Dale una visión de esperanza a su salud! ¡Visite, agende y consulte su caso con el experimentado staff médico de Gamma Knife Center! Servir y sanar es nuestra misión.

A %d blogueros les gusta esto: